}
Blogging tips

jueves, 29 de enero de 2015


#100happydays

Can you be happy for 100 days in a row?

A finales de septiembre descubrí esta iniciativa,  que perseguía valorar las pequeñas cosas de cada día. Parece una tontería, pero hacer una foto de ese pequeño instante ayuda. Acabé el reto; durante 100 días he hecho una foto de ese momento, para obligarme, hasta esos días en los que habría preferido no levantarme de la cama, a encontrar algo bueno.

Os dejo aquí una selección, pero si queréis verlos todos sólo tenéis que buscarlos en Instagram con #100happydaysamymegustas



Mis #100happydays han sido momentos san simples como comprarme unos sellos bonitos, hasta otros tan importantes como ir con mi prima a buscar su traje de novia o escuchar el latido de la hija de una amiga por primera vez.... y es que la vida es así, llena de constrastes.

lunes, 26 de enero de 2015


Si no cambias nada, Nada cambiará

Hoy no pensaba escribir este post, pero creo que después de la proeza de ayer, se lo merece.
Ayer corrí mi primera carrera y fueron 6320 metros de esfuerzo y superación. Ya sé que no es una 10k, ni una media maratón ni nada por el estilo, pero era la tercera vez que salía a correr en serio y conseguí acabar una carrera de más de 6km en un tiempo bastante razonable.


Empecé el año queriendo correr, y antes de acabar Enero he conseguido hacer una carrera,y esto para mí es mucho esfuerzo. Siempre he practicado algo de deporte, pero nunca he destacado por ello. Siempre he hecho step, aerobic, spinning o lo que se terciara, pero nunca antes hice running. Para mí era muy frustante; no tenía resistencia, enseguida me fatigaba, los gemelos me dolían horrrores... y siempre tenía una excusa para no salir a correr; Si algún día salía a los dos minutos me volvía a casa... (literal). Hasta que este año decidí que se acabaron las excusas. "Forzada" por un amigo (al que le debo la mitad de la carrera) me apunté al Circuito de la Divina Pastora Seguros, un circuito de 10 carreras populares en Valencia, y forzada también por él fui ayer a correr. Yo pensaba no ir a la primera y engancharme en la de febrero, por eso de tomarme las cosas con calma y seguir poniéndome excusas, pero Carlos no me dejó. Me obligó a entrenar dos días durante la semana pasada (días en los que sólo hice 4km), y el domingo a las 8 de la mañana estaba tocando el timbre de mi casa para irnos a la correr. Podemos decir que es la tercera vez en mi vida que "corro" en serio (detrás del autobús, no cuenta) así que si yo pude, puede todo el mundo, sólo TIENES QUE QUERER.
Hoy estoy muerta, pero satisfecha. La próxima será el 22 de febrero y será mejor. Sólo tengo que seguir entrenado y olvidarme de las excusas. 
Para mí ha sido fundamental el apoyo (o la insistencia) de Carlos, pero también mi empeño. Cualquier cosa que queramos cambiar depende de nosotros mismos y si no hacemos nada por cambiarlo nunca cambiará pero si necesitas ayuda de alguien que tire de ti, y te ayude PÍDELA. Puede ser un coach profesional, un entrenador, un familiar o un amigo con ganas de ayudarte, lo importante es no sentirte sólo ante tus retos, y que en los momentos de flaqueza, que los hay (y yo tuve un millón de momentos de flaqueza en una carrera de poco más de 40 minutos) alguien te  recuerde que puedes hacerlo y si hace falta te dé un empujón. 
Ánimo.

martes, 13 de enero de 2015

Viajar a Bilbao: Una muy buena opción (Parte I)

Como bien reza el título de este post, viajar a Bilbao es una MUY BUENA OPCIÓN. 
Yo despedí el año allí, (y llevo una semana queriendo hacer este post...). Surgió la posibilidad, sin planificarlo y de casualidad. Sin pretensiones. Y ha sido un viaje estupendo.
Al final pasamos 4 días en Bilbao (y alrededores) y uno en Castro Urdiales, y tengo que decir que he vuelto a Valencia encantada.
A riesgo de que me lluevan las críticas diré que Bilbao me pareció una ciudad muy "londinensa" y no por el ambiente gris y los días lluviosos, que no tuvimos ni uno (hizo un sol genial, parecían días de Fallas) sino por la oferta cultural, por los sitios geniales, por los conciertos de jazz, por los comercios de 10.....todo muy "london" pero de aquí; comiendo de maravilla, con gente simpática y sonriente, y en nuestro idioma.
Ya conocía Vitoria y Donosti (ésta una de mis ciudades preferidas de España) así que el listón estaba alto, pero Bilbao superó todas mis expectativas.
La ciudad está cuidada, limpia, es cómoda, y se nota que se ha intervenido en ella con mucho criterio.

TEMA COCHE:

Nosotras llegamos en coche, y nos hospedábamos en un hotel del ensanche (zona bastante céntrica, pero no en el lado del Casco Viejo) y teníamos casi todo a 15 minutos (máximo) andando. El coche lo aparcamos el primer día y sólo lo movimos el día de año nuevo que nos fuimos de excursión por los alrededores de Bilbao. 

Si vais a viajar a Bilbao con coche tened en cuenta que en el cetro es "imposible" aparcar; todo es zona azul o verde ( máximo estacionamiento permitido 2 ó 5 horas) y además no se puede cambiar el papelito y ya está, tienes que cambiar el coche de zona.  Por lo tanto, los estacionamiento de larga duración, o bien los haces en las afueras y entras con transporte público, o aparcas en un parking público (24h = 17 euros).

TEMA TURÍSTICO/GASTRONÓMICO/COMERCIAL:

Y ahora os voy a poner los dientes largos y os voy a hacer alguna recomendación.
Empezaré por la Zona del Ensanche, quizá la menos turística, pero que a mí me gustó mucho, y en un próximo post hablaré del Casco Viejo y "zona noreste" de la ría.

Sin ser precisa en términos urbanísitcos ni arquitectónicos, del ensanche del que os voya a hablar aquí es el de la zona sureste de la Ría, de la parte en la que se encuentra el Guggenheim, de esa zona de la ciudad que sin ser el centro histórico tiene edificios emblemáticos, tiendas preciosas y sitios de pinchos geniales.

Pasear por esta zona es muy agradable, porque las calles son amplias, los edificios aburguesados y muy cuidados y hay mucha oferta comercial.
Detenerse en el edificio de La Alhóndiga es recomendable. Este antiguo almacén de vino es un edificio de sinergias; desde niños haciendo talleres, gente estudiando, leyendo  o simplemente estando en este espacio "semi-urbano" rehabilitado por Philippe Stark. Supongo que la climatología de la ciudad hace necesaria la existencia de estos edificios "contenedores de espacios", donde resguardarse en días lluviosos y fríos, en los que poder sencillamente estar (sin necesidad de ser bares, ni tiendas, etc...) y ser disfrutados de diferentes maneras. Si esto no fuera suficiente, además alberga un gimnasio, una biblioteca-zona de estudio, un auditorio y una sala de exposiciones.


Ir de pinchos por esta zona es igual de recomendable que hacerlo por el centro histórico. Son geniales sitios como "El Globo" o la "Viña del Ensanche". Igual en estos sitios los pinchos son un poco más caros pero están buenísimos y hay muchísima variedad.


Ya que estáis por la zona os recomiendo que no os perdáis la Papelería Arnaga. No he visto nunca una papelería más bonita que esta. Podría estar horas en esta tienda; papeles preciosos, postales delicadas, originales, vintage, material de papelería, miles de ideas para regalos..... un gusto para la vista. Además el trato de la gente que trabaja allí es excepcional y la creatividad envolviendo regalos no tiene límite.


No muy lejos de aquí, en C/ Rodríguez Arias nº8 se encuentra  KC Chocolatier una encantadora chocolatería de la que no podrás salir sin comprar algo (y os lo dice una persona a la que no le gusta demasiado el chocolate). La tienda es bonita, coqueta, huele que te mueres y tiene todos los bombones, tés, chocolates, galletas, etc que podáis imaginar. Es como entrar en una tienda de cuento.


Aprovechando que todavía estaba abierto The City Pop Up Bilbao nos dejamos caer por allí y he de decir que me sorprendió gratamente. Sólo lleva en marcha 3 ediciones, pero parece que se ha convertido en una apuesta firme para comprar regalos diferente, de diseñadores emergentes y artículos de calidad (me gustó todo!!!)


Asistir al Concierto de Año Nuevo en el Euskalduna fue otro de los planes no pensados y que recomiendo. El edificio está muy bien, la sala es amplia, acogedora y la acústica me pareció buenísima. La zona donde se ubica es donde estaban los antiguos astilleros de Euskalduna, junto a la ría, y rodeados de un espacio público ajardinado muy agradable. A pocos minutos, paseando por el borde de la ría llegamos al Guggenheim, referente arquitectónico contemporáneo de la ciudad. El famoso edificio del archiconocido Frank Ghery no deja indiferente a nadie. Una gran "mole" varada en la ría que cambia con la luz, con el agua, con el clima.... Yo entré, porque quería, porque soy arquitecto y porque sí, (y a pesar de lo que me decía todo el mundo). Además, ahora acoge un exposición de Richard Serra y eso no me lo podía perder.... ¿Museo Contenedor? ¿Museo de contenido? Eso que cada uno opine lo que quiera.

La Torre de Iberdrola de César Pelli y  las Torres gemelas de Arata Isozaki son otros edificios contemporáneos que han modificado sustancialmente el skyline de Bilbao.

Y como este post ya tiene información suficiente y no quiero resultar pesada, pronto os traeré la segunda parte, en la que hablaremos del Casco Viejo y de la "zona noreste" de la ría.

Espero que os gusten mis recomendaciones. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...